Noticias

Desinversión de activos en El Corte Inglés de hasta 2.000 millones de euros

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

El Corte Inglés

El Corte Inglés está desde hace tiempo en medio de un proceso de desinversión. No obstante, ahora parece que va a tomar cierta aceleración en el proceso, al contratar a PwC para la venta de un total de 130 inmuebles.

Esta cartera tiene una valoración estimada de entre 1.500 y 2.000 millones de euros, por lo que la operación es por ahora la más importante en venta de activos que la compañía española jamás había afrontado.

Tipos de inmueble que vende El Corte Inglés

Uno de los aspectos más llamativos de la operación es que El Corte Inglés no se ha querido limitar a un tipo de activo. Todos ellos son de tipología no estratégica, pero su naturaleza es muy diversa.

De esta forma, El Corte Inglés va a desprenderse tanto de centros comerciales como de naves logísticas, de oficinas y suelo, hasta de supermercados. Es más desde la compañía saben que podrían aumentar la cantidad de activos a la venta.

En este momento PwC se pone en marcha para la distribución comercial de estos activos. Habrá que esperar a que lleguen las ofertas, negociadas por el gigante de la distribución, para saber si finalmente la empresa decide vender, acepta solo algunas ofertas o incluso aumenta la cantidad, en caso de ver negocio en ello.

Incentivos de El Corte Inglés para vender activos

Es el momento ideal. Es la conclusión a la que parece haber llegado El Corte Inglés. La confianza en la inversión inmobiliaria plantea la posibilidad de obtener la máxima rentabilización de estos activos.

De hecho el mercado demuestra un crecimiento del 46%. Teniendo en cuenta el valor que siempre tienen los activos de El Corte Inglés, sobre todo en lo referente a centros comerciales, la rentabilización de estas compras parece garantizada a medio y largo plazo.

Pese a todo, desde la compañía confían en no vender todo a un único comprador, sino diversificar su oferta entre varios compradores. Obviamente, esto también tiene su motivo estratégico, con el fin de que ninguna empresa de la competencia tenga capacidad de equipararse en activos a la compañía en un periodo muy breve de tiempo.