La tesis doctoral del arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez confirma la importancia de las escaleras de caracol

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (44 votes, average: 4,77 out of 5)
Loading...

El arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez es uno de los profesionales reconocidos tanto dentro como fuera de España por su creatividad en los proyectos en los que participa así como por las soluciones innovadores en el diseño de interiores, para lo que cuenta con el apoyo del equipo de interioristas SI architects.

Pero Alberto Sanjurjo es algo más que un arquitecto, también es un docente que ha estado siempre muy vinculado a la Universidad y que también publica su propio conocimiento del sector arquitectónico en base siempre a una profunda investigación de cada tema que trata.

El arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez - tesis

La tesis doctoral del arquitecto Alberto Sanjurjo

La tesis doctoral del arquitecto, relacionada con las escaleras de caracol, se llama “La escalera de caracol en los tratados de cantería españoles de la Edad Moderna y su presencia en el patrimonio construido hispánico: estudio geométrico y constructivo”. La investigación que Sanjurjo ha llevado a cabo para este documento es de gran interés para amantes de la arquitectura en general, así como los fervientes admiradores de la Historia del arte o los profesionales del sector.

El arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez presentó su tesis doctoral defendiendo la importancia de las escaleras de caracol en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, donde se le otorgó la máxima distinción con una calificación de Sobresaliente Cum Laude.

¿Por qué son importantes las escaleras de caracol?

La tesis doctoral del arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez es el fruto de una investigación de ha durado nada menos que 10 años. La documentación recabada durante este proceso corresponde a las creaciones de escaleras de caracol correspondientes a la época comprendida entre los siglos XVI y XVIII.

No obstante, las conclusiones a las que se ha llegado en relación a la importancia de estas construcciones alcanzan hasta los años más recientes de la arquitectura moderna. De esta forma, las escaleras de caracol siguen existiendo, mostrando una clara evolución de su construcción, aunque priorizando el uso que casi siempre han tenido.

Las escaleras de caracol más antiguas corresponden a la Edad Media, época en la que se creaban con fines también defensivos. Las escaleras de caracol presentaban una forma muy característica y en la Edad Media más todavía. Eran estrechas principalmente y con una ascensión hacia la derecha. En caso de que algunos invasores llegaran a esta zona de un castillo, se encontraban con un difícil acceso a las estancias superiores, un escaso espacio donde reaccionar ante enemigos que les salieran al paso y muy poca visualización. Precisamente al contrario que los defensores, que contaban con todas las ventajas de su lado.

Por descontado, la importancia y funcionalidad de las escaleras de caracol no siempre consistía en un razonamiento tan bélico, sino que en muchas ocasiones su existencia era motivada por el poco espacio existente en alguna edificación, como expone en su tesis doctoral el arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez.

Las escaleras de caracol se ha demostrado que pueden ser todo lo anchas que el arquitecto y el resto de profesionales de la construcción decidan en su proyección. Sin embargo también son las más complejas de todas, pues constan de una hélice a modo de eje central, alrededor de la cual se construyen los peldaños.

La famosa escalera de Bramante

Sin embargo, no todo ha sido siempre escaleras de caracol con peldaños, algunas han sido exclusivamente rampas, como una de las más prestigiosas de todas, la Escalera de Bramante, preservada actualmente en los Museos Vaticanos y que fue utilizada desde el año 1512 por el Papa Julio II para subir arriba del todo directamente en carruaje o en caballo.

Una clasificación del arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez sobre las escaleras de caracol más famosas de la historia sin duda incluiría a la Escalera de Bramante en las primeras posiciones, aunque hoy en día está cerrada al público. En su lugar y en las mismas instalaciones, es posible admirar la escalera de caracol creada por Giuseppe Momo en el año 1932. Esta escalera ofrece una disposición perfecta y una ornamentación digna de admirar, fotografiar y reconocer en cuanto a talento arquitectónico se refiere.

Una característica importante de este tipo de escaleras

De hecho, el toque decorativo es también uno de los puntos más importantes que el arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez expone en su tesis doctoral sobre las escaleras de caracol. En este sentido, muchas arquitecturas interiores han debido adaptarse a estas creaciones, mitad artísticas y mitad funcionales, para crear una infraestructura homogénea.

Más constatable es esta necesidad de equilibrio en escaleras de caracol que están instaladas directamente en la fachada de un edificio, sobre todo en las creaciones más recientes, con el fin de aportar un toque de distinción a la arquitectura moderna de hoy en día.

Escaleras de caracol famosas que confirman la tesis doctoral del arquitecto

Una de las razones por las que el Alberto Sanjurjo Álvarez ha podido defender con éxito la importancia de las escaleras de caracol es que la relación entre calidad y cantidad es notable en este sector. De esta forma, hay muchas escaleras de caracol construidas a lo largo de la historia y la gran mayoría de ellas cuenta con una belleza decorativa y arquitectónica que otras escaleras comunes, sencillamente, no presentan.

Lo más curioso de todo es que el diseño de las escaleras de caracol varía y evoluciona en el tiempo, pero la fascinación que despiertan estas creaciones es idéntica, tanto si se trata de la Librería Lello construida en Oporto (Portugal) el año 1906 y que ofrece una de las curvaturas más sorprendentes del mundo, como si se trata en realidad de la escalera de caracol semejante a una montaña rusa en constante movimiento del City Hall de Londres (Reino Unido), que se puede admirar desde el año 2002.

Entre escaleras de caracol más famosas en el mundo se encuentran también la de la fábrica de de Bell en Amberes (Bélgica) que existe desde 1958 así como la del Palacio de Schwerin (en Alemania) de 1931, por citar algunas de las obras que demuestran de forma práctica lo que el arquitecto Alberto Sanjurjo Álvarez expuso en su tesis.

1 comentario

  • La pequeña escalera que no tiene apertura en medio es muy elegante, parece la hoja de una planta. Tiene que ser complicadísimo construir algo así de piedra, especialmente teniendo en cuenta que en los siglos anteriores no había ordenadores, todo los cálculos se hacían a mano, y un error lo podía estropear todo.

Deja un comentario