¿Cómo evitar la inclusión en un fichero de morosos?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Consejero Legal nos muestra cómo evitar nuestra inclusión en un fichero de morosos

Uno de los principales temores que nos suele abordar cuando, por diversas causas, nos vemos obligados a devolver un recibo o mantener una deuda durante cierto tiempo con una entidad suministradora de algún producto o servicio que hemos contratado previamente o, en menor medida, a nivel particular, reside en la posibilidad de que nuestros datos personales se incluyan en una lista de morosos.

Esta situación se puede volver aún más molesta en el caso de que se deba a un desacuerdo o disconformidad en relación al cobro de un recibo y más cuando el montante de la deuda es una cantidad económica muy reducida.

En este sentido, hoy hemos decidido contar con la colaboración de Consejero Legal, entidad líder en el asesoramiento familiar de carácter legal y administrativo, para conocer cómo podemos evitar que nos incluyan en una lista de morosos, por las limitaciones que esto puede suponer para acceder a fuentes de financiación en el futuro.

Disfruta del mejor asesoramiento familiar con Consejero Legal

Si estás interesado en conocer los trámites necesarios para evitar que tus datos personales sean incluidos, con o sin tu conocimiento, en una lista de morosos, desde Consejero Legal te recomiendan que pongas en práctica las siguientes actuaciones:

  • Siempre que no se trate de una causa de fuerza mayor, será conveniente que trates, en la medida de lo posible, de evitar la ocurrencia de impagos en tu economía doméstica y, sobre todo, que estos se prolonguen durante un periodo superior a tres meses.
  • Revisa, al menos semanalmente, la situación de tus cuentas bancarias para evitar que, por cualquier descuido, alguna de ellas se encuentre en descubierto, anticipándote, en la medida de lo posible, a la disponibilidad de saldo para el pago efectivo de aquellos recibos que tengas domiciliados.
  • Reclama a tu entidad financiera cualquier información que consideres oportuna sobre los pagos realizados y la posible existencia de recibos devueltos.
  • Trata de actuar de forma razonada en relación a aquellos recibos que consideres excesivos, procediendo a su pago y realizando posteriormente todas las reclamaciones que consideres oportunas, ya que, si decides no pagar, estarás generando una situación de desventaja en la defensa de tus derechos.
  • En relación al punto anterior, utiliza todas las vías que estén a tu alcance para garantizar la defensa de tus derechos como consumidor, como son las oficinas municipales de consumidores, las juntas arbitrales de consumo o, incluso, la vía judicial si lo consideras pertinente, pero siempre desde el cumplimiento del pago en la fecha acordada con la entidad en cuestión.
  • Por último, desde Consejero Legal nos recomiendan que, en caso de que te encuentres en una situación económica delicada, contactes personalmente con tu entidad financiera de confianza para estudiar posibles vías de renegociación de la deuda, ya que estas entidades preferirán siempre ofrecerte alternativas que garanticen el cobro de sus cuotas pendientes a demorar su satisfacción o incluso correr el riesgo de que incurras en impago.