Noticias

Snapchat se estrena en Bolsa

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Snapchat sale a Bolsa

El 3 de marzo la aplicación de Snapchat, fundada en el año 2011, ya ha salido a cotización en la Bolsa de Wall Street. A pesar de que la compañía de publicaciones efímeras está actualmente presentando pérdidas, su futuro a medio plazo presenta muchas expectativas, lo que ha motivado un estreno de éxito.

La salida le ha valido a Snapchat para que sus títulos acumulen en el primer día nada menos que un incremento en su valoración del 44%, situándose a 24,5 dólares cada una de ellas. En global, el conjunto de acciones de Snapchat consigue 34.000 millones de euros.

Snapchat, una de las grandes

Pese a ser considerada en el mundo de la tecnología una de las empresas pequeñas, sobre todo si las comparamos con Apple o Facebook, en realidad la cotización bursátil la sitúa hasta 3 veces por encima de Twitter y a un nivel muy similar a empresas como eBay.

Si se compara el estreno bursátil de Snapchat con el de su competencia tecnológica a todos los niveles, la mejora de sus acciones y la buena acogida de los inversores son similar a la que protagonizó Alibaba. No obstante, el máximo llegó a los 26 dólares y tuvo que reducirse conforme la jornada avanzaba. Finalmente, los 24,5 dólares por acción son los que marcan la evolución final de la primera jornada de Snapchat en Bolsa.

El problema, la rentabilización

Mark Zuckerberg ofreció a Snapchat 3.000 millones de dólares. Pero los responsables de esta reciente red social que causa furor entre los más jóvenes rechazaron la oferta. Lo que parecía una osadía sigue teniendo bases de locura entre los inversores.

No se entiende, por ejemplo, que se solicite la confianza de una red social que parece destinada a un futuro similar al de Twitter, para el que no se concibe forma de rentabilidad. Sin ingresos publicitarios, de suscripción o de uso de la red social, la empresa no deja de acumular pérdidas.

De momento, la salida a Bolsa si refleja confianza en un proyecto que podría ser solvente en un futuro no determinada. Tocará a los inversores encontrar esas fórmulas de rentabilización, para evitar que el valor bursátil de Snapchat no decaiga.