Consejos básicos para aprender a catar vinos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

ocioneo consejos útliles para realizar una cata de vinos

Si eres un verdadero amante de los vinos, estamos seguros de que no solo estarás interesado en aquellos aspectos relacionados con la cultura vitivinícola en un sentido general, como son las denominaciones origen o las principales bodegas y caldos a tener en cuenta, sino que además te llamará la atención lo que se conoce como el ‘arte de la cata’.

Aprender a catar vinos supone conocer todos aquellos elementos que se tienen en cuenta para exprimir al máximo las propiedades de un vino, más allá de su tipología o capacidad de maridaje con distintos platos, por poner algunos ejemplos.

En este sentido, hoy hemos decidido contar con la colaboración de un referente en la prestación de servicios de ocio y tiempo libre, como es Ocioneo, para que nos explique los principales secretos para el desarrollo de una cata profesional.

Conviértete en un experto en cata de vinos con Ocioneo

Si estás interesado en conocer todas las propiedades y sensaciones que te ofrece un buen vino, a través de su cata, desde Ocioneo nos recomiendan que tengamos en cuenta los siguientes elementos básicos:

Elementos visuales del vino; el primer paso a seguir en la cata de un vino residirá siempre en la observación de sus características perceptibles a través de la vista, sirviendo una copa de una botella recién abierta e inclinando la copa en un ángulo de 45 grados. De esta forma podremos percibir los siguientes aspectos:

  • Nitidez: nos servirá para detectar cualquier defecto relacionado con la ‘limpieza’ del vino, percibiendo si presenta un aspecto turbio o no.
  • Color: dentro de las distintas variedades de vino podremos encontrar diferentes tonalidades, entre las que podemos destacar las correspondientes a los vinos blancos (pardos, amarillentos, verdosos, etc.) o los vinos tintos (púrpuras, rojo picota, granate, rubí o violáceos).
  • Intensidad: se define a partir de la cantidad de color que se percibe en la observación visual del vino.
  • Efervescencia: donde se podrá observar el nivel de desprendimiento de dióxido de carbono que presenta el vino.
  • Lágrima: se trata de observar la textura que presentan las gotas de vino que se adhieren a la superficie interior de la copa, y que responden, principalmente a su concentración de alcohol.

Elementos olfativos del vino; para percibir las propiedades del vino a través de nuestro olfato deberemos, en primer lugar, evitar agitar la copa, para percibir sus aromas primarios, es decir, aquellos procedentes de la uva utilizada y del terreno en el que esta ha sido cultivada.

Posteriormente deberemos agitar levemente, en pequeños círculos, la copa para facilitar el contacto del vino con un mayor volumen de oxígeno, y así descubrir sus aromas secundarios, asociados a la fermentación de la uva y al proceso de vinificación.

Para finalizar, desde Ocioneo nos recomiendan que agitemos de nuevo la copa, también en forma circular, pero esta vez de una forma más enérgica, con el fin de hacer perceptibles sus aromas terciarios, y que se refieren a su ‘bouquet’ o reminiscencias adquiridas durante su crianza y posteriormente a la misma.

Elementos gustativos del vino; por último, llega el momento de extraer todas las propiedades que presenta el vino en nuestro sentido del gusto, comenzando por la realización de un pequeño trago, que deberemos pasar por todas las partes de nuestra boca, con el fin de detectar sus matices dulces, amargos y ácidos.

Una vez realizado este análisis podremos finalizar la cata realizando la fase retronasal, en la que mantendremos un nuevo trago de vino en la boca mientras tratamos de expulsar el aire a través de la nariz. De esta forma podremos medir con nuestras papilas la intensidad de sabor del vino y el nivel de permanencia de este, lo que nos permitirá conocer la calidad de un vino respecto a otros.