Noticias

China limita por ley el nombre que puede llevar una empresa

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Nombre de las empresas chinas

China acaba de aprobar una medida de ley referente al nombre que se ponen las empresas del país, que consta de 33 puntos en los que se delimita qué se puede poner y qué no. La iniciativa tiene, obviamente, sus puntos positivos pero también sus puntos negativos.

De forma general, se limita la longitud del nombre de las empresas para evitar algunos demasiado extensos. Esta medida es una de las más útiles ante curiosos nombres que traducidos al español abarcan hasta 30 palabras, algo que en la tipografía china exige demasiado espacio, pese a que promocionalmente sí que funciona de forma óptima.

Además, la nueva ley sobre los nombres de empresas impide nombres discriminatorios con respecto al sexo, raza, creencias religiosas o etnias. Es una medida positiva, que impide la promoción de términos y empresas discriminatorias.

Igualmente, también se prohíbe nombres que representen conceptos que defiendan el terrorismo, el separatismo y cualquier postura extremista en general. Esto es realmente útil ante empresas que quieren ponerse el nombre de grupos terroristas, pero también una medida política que puede evitar la formación promocional de empresas contrarias al régimen chino.

Ninguna empresa puede ser “la mejor”

La parte negativa la representan los términos más creativos. Por ejemplo, se prohíbe el uso de palabras como “el mejor” para no presentar un producto por encima de los demás, ni siquiera en una especialidad. De hecho tampoco se permite la palabra “nacional”, ni mucho menos utilizar un nombre registrado bajo protección de propiedad intelectual.

De hecho, esta era una de las medidas empresariales pendientes por la administración asiática, que no solo se impondrá a partir de ahora, sino que revisará las empresas ya creadas que vulneren esta última norma.

El resto de medidas se imponen a partir de ahora, las empresas ya existentes que las incumplan no deben modificar su nombre, pero las autoridades chinas ya han advertido que, de no hacerlo, podrían encontrar problemas en documentación y solicitudes administrativas posteriores. Esto podría motivar en los próximos meses una masiva transformación de una gran parte de empresas chinas en cuanto a su denominación.