Sin categoría

Bantierra: sinónimo de arraigo al territorio y apuesta por el fomento del desarrollo rural. ver. 1

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

 

Hoy queremos centrar el análisis empresarial que periódicamente realizamos en este blog en el notable papel desarrollado por Bantierra, nombre comercial de la Caja Rural de Aragón Sociedad Cooperativa de Crédito, como entidad referente de aquellas entidades del sistema financiero nacional concebidas prioritariamente para el fomento del desarrollo estratégico y crecimiento local de aquellos territorios que conforman su área de influencia,  así como a la mejora de las expectativas de futuro de sus clientes actuales y potenciales.

Bantierra es el resultado de la fusión en 2011 de Multicaja (Caja Rural Aragonesa y de los Pirineos) y   (Caja Rural de Aragón), y representa con meridiana claridad el proceso de concentración experimentado en los últimos años dentro del sector de las cooperativas de crédito, con un claro objetivo dirigido hacia la creación de entidades de mayor fortaleza para la consecución de su objeto social y la protección financiera de sus clientes, gracias a la mejora ostensible de su  capacidad de acción en un mercado cada vez más competitivo.

La particular visión de negocio de las cooperativas de crédito, más allá de conceptos meramente financieros y económicos, unida a la labor ejercida por entidades de notorio prestigio y experiencia como Bantierra, nos ha llevado a aprovechar esta tribuna de opinión para manifestar de forma expresa la confianza que debemos seguir teniendo en el papel de las cajas rurales o cooperativas de crédito, como elemento integrador del territorio en el que realizan su actividad, fomentando el arraigo de las personas y las empresas (explotaciones y cooperativas agrícolas, autónomos, pymes, etc.) a las zonas en la que un día nacieron, y utilizando su capacidad de capilaridad para contribuir activamente como elemento multiplicador de la riqueza territorial.

En consecuencia, la labor de las cooperativas de crédito como Bantierra se ha convertido en un eje fundamental para garantizar una fuente de financiación de primer nivel para aquellos sectores de actividad con mayor presencia en el ámbito rural, como los sectores agropecuario, ganadero, alimentario o forestal, que habitualmente se quedan fuera del nicho de negocio de otras entidades financieras relacionadas con la banca tradicional.

Bantierra como sinónimo de fiabilidad y solvencia financiera

Bantierra supone una clara apuesta por el mantenimiento de la filosofía de cooperativa de crédito en todo el territorio nororiental de la Península, ya que, además de su arraigada implantación natural en las tres provincias que componen la Comunidad Autónoma de Aragón (Huesca, Teruel y Zaragoza), está presente en territorios limítrofes como La Rioja, Castellón, Valencia, Lleida y Tarragona, así como en las capitales financieras del país, Madrid y Barcelona.

Actualmente, Bantierra ocupa el quinto lugar entre las entidades que conforman la Asociación Española de Cajas Rurales en términos de tamaño, con alrededor de 900 personas en su plantilla y un volumen de activos en 2014 de unos 5.650 millones de euros.

No obstante, su extraordinario crecimiento en los últimos años no ha sido un obstáculo para que Bantierra continúe siendo fiel a su marcado carácter cooperativo y su arraigo al territorio, como se refleja claramente en el hecho de que casi un 70% de sus oficinas y agencias estén ubicadas en municipios de menos de 2.000 habitantes, e incluso 84 de ellas presten servicios en poblaciones de menos de 500 habitantes.

Del mismo modo, Bantierra destaca por su apuesta decidida por la difusión del conocimiento a través de múltiples exposiciones desarrolladas por la Fundación Caja Rural de Aragón – Bantierra, así como por su compromiso con la capacitación e integración de las personas con discapacidad a través de Rural Integra, un espacio abierto para poner en valor la enorme capacidad de las personas con discapacidad, que incluye líneas de trabajo en el ámbito de formación y la innovación.

Estos son los pilares básicos que definen la actuación global de Bantierra, sus ejes estratégicos, sobre los que se gravitará el desarrollo de su futuro durante los próximos años, aún si cabe con más fuerza tras el proceso de renovación acometida recientemente en el Consejo Rector de la entidad.