Noticias

Arabia Saudí abre la puerta de la inversión a empresas estadounidenses

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Arabia Saudí

En el marco del viaje que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump ha iniciado a nivel internacional, Arabia Saudí ha sido la primera parada del republicano, con el fin de estrechar lazos políticos y comerciales.

Nadie duda de la capacidad negociadora del empresario estadounidense, por lo que aunque significativa, no es sorprendente la postura anunciada por Arabia Saudí hacia empresas de Estados Unidos. El país está dispuesto a abrir la puerta hasta a 19 empresas de momento para realizar inversiones comerciales, en diferentes áreas comerciales como la energía, la financiación o el transporte. Entre las empresas que forman parte de este selecto club destacan Citibank, General Electric o Boeing.

De hecho, el anuncio ha venido acompañado de la confirmación de sinergias empresariales entre Arabia Saudí y Estados Unidos, mediante la celebración próxima de congresos que reúnan a empresarios e inversores de ambos países, como también en base a colaboraciones diversas, entre las que destaca la de la construcción de 150 unidades de helicópteros Black Hawk, que se fabricarán en tierras de Arabia Saudí.

Un acercamiento económico

La llegada de Donald Trump a Arabia Saudí refleja que, ante todo, están primero los negocios. El actual presidente de los Estados unidos había tenido duras palabras contra este país, sobre todo en relación a lo sucedido el 11-S, pero sobre todo se trata de un nuevo cambio en la política exterior estadounidense, en contraposición a lo realizado por Barack Obama, quien mostró más cercanía al régimen iraní, rival directo de Arabia Saudí y que consiguió cesar las sanciones internacionales en base a un acuerdo nuclear.

Trump ha reconocido en diferentes ocasiones la búsqueda en su mandato de una mejora comercial de los Estados Unidos, en base a inversiones en el exterior que no supongan un revés al beneficio nacional.

Con este acuerdo de apertura en Arabia Saudí, las empresas estadounidenses buscan entonces una extensión de su internacionalización en cuanto a servicios ofrecidos, obteniendo con ello el acceso a un mercado de más de 29 millones de ciudadanos.

Para Arabia Saudí consiste en obtener un importante aliado en las relaciones internacionales y la oportunidad de buscar salidas comerciales paralelas al petróleo, que no ha vivido hasta hace poco su mejor momento.