Noticias

Airbnb podría cambiar el negocio hotelero con una marca propia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Alojamientos de Airbnb

Al final va a suceder lo que muchas empresas hoteleras temían, que la plataforma de arrendamiento Airbnb no se va a limitar a ofrecer la búsqueda y la gestión del proceso de alquiler de un alojamiento, sino que también va a ser la propietaria de esos espacios.

El primer paso lo va a dar mediante colaboración con la compañía NewGard Development Group, especializada en alquileres turísticos. La unión de ambas empresas motivaría la creación de una marca propia de hoteles, Niido powered by Airbnb, que contaría con más de 300 apartamentos para alquilar en la ciudad de Kissimmee (Florida).

La propiedad de los apartamentos figuraría por parte de NewGard Development Group y el sistema de gestión sería el propio de Airbnb, buscando inicialmente a usuarios interesados en alquiler fijo a largo plazo. A principios de 2018 debería iniciarse este proyecto que tiene un plan de expansión de 2 años más, con el objetivo de disponer de hasta 2.000 espacios hoteleros para alquilar.

En un principio, el perfil potencial de arrendatario es un habitante del apartamento de larga estancia, sin embargo, ya se ha dejado claro que se plantea la posibilidad de que estos clientes pudieran a su vez alquilar los apartamentos hasta un máximo de 180 días al año (6 meses).

Si se diera esta situación de subarrendamiento, el arrendador final obtendría la mayor parte de los beneficios. Airbnb llegaría a percibir hasta el 3% de estas operaciones, mientras que la compañía NewGard Development Group se llevaría el 25%.

Esto implica la diversificación de un negocio que, hasta ahora, era un proyecto de un solo inversor que, en colaboración con otras empresas, se llevaba la mayor parte del negocio. La entrada de Airbnb en un nuevo modelo de arrendamiento, con espacios de alojamiento propios, transforma completamente el sector inmobiliario en Estados Unidos, permitiendo así beneficiarse a todas las partes de un sistema de alquiler mucho más económico en el que, curiosamente, más agentes involucrados se llevan su porcentaje monetario. De ser un éxito, el cambio del alquiler de alojamiento en Estados Unidos sería un hecho.